Escribir para la web es un ejercicio que requiere dedicación, práctica y una buena combinación entre la capacidad de argumentación  y la síntesis, ya que, como sabes, en la red el usuario siempre está en busca de información, pero tiene poco tiempo que perder.

Es por esto por lo que es importante escribir bien, crear contenido valiosos, que sean exhaustivos y, al mismo tiempo, capaces de atraer la atención del lector. ¿Sabes cómo hacerlo? Te mostramos algunos consejos:

Use titulares efectivos
El título es lo primero que se lee al visitar una página web, no sólo por los usuarios sino también por los motores de búsqueda. Por esta razón, te recomendamos que utilices dentro del texto la palabra clave con la que te interesa posicionar tu página web en los motores de búsqueda.

Escribir textos breves y eficaces

La lectura en la pantalla es un 25% más lenta que en el papel. Los usuarios de la web, por lo general, no tienen tiempo para leer artículos demasiado largos, por lo que cuando escribes el contenido es recomendable ir directo al grano e inserta enlaces para profundizar en el tema. Divide el contenido en párrafos cortos y resalta las palabras clave utilizando negrita. Puede ser útil para guiar la lectura y llamar la atención de los motores de búsqueda sobre los términos clave más importantes.

Inserte las listas

Una lista con viñetas es fácil de leer, llamar la atención del usuario y permite estructurar un artículo con más facilidad.

Elegir una fuente claramente legible

Te aconsejamos realizar un contenido fácil de leer, utilizando fuentes estándar como Times New Roman, Arial o Verdana.

Organiza bien el contenido

Asegúrate de que los contenidos de tu página web no son excesivamente largos, de manera que no obligue al lector a desplazarse mucho por la página. En caso de que no sea posible sintetizar la información, te recomendamos insertar en la parte superior o lateral de la columna principal un breve resumen de los contenidos.

Utilice un lenguaje simple

¿Quieres que tu contenido quede claro? Utiliza un estilo coloquial, simple y directo. Dirígete a tus usuarios utilizando la segunda persona del singular y elige un lenguaje que tenga ritmo, con términos claros y fáciles de entender.