Una de las grandes preocupaciones que tienen las empresas al crear tienda online es la desconfianza generada por los consumidores, surgida cuando no se sabe cómo va a funcionar el proceso de pago que están a punto de realizar. De todas las formas existentes, habría que ofrecer aquéllas que compensen el riesgo que debe asumir el empresario con la facilidad y comodidad para el cliente.

A continuación, vemos las formas de pago existentes:

1. Recogida en tienda. Se utiliza la tienda online para ver los productos cómodamente desde casa, sus características, comparar precios y disponibilidad. Se paga en la tienda al retirar la mercancía.

Con ello, el vendedor no realiza las gestiones necesarias para el envío del producto.

El inconveniente de esta forma de pago es que, en definitiva, el cliente debe desplazarse a la tienda a recoger el producto; esto es precisamente lo que en cierta medida se intenta eliminar con la compra online, facilitarle al cliente el no tener que desplazarse hasta el local.

2. Contra reembolso. El cliente paga el producto en el momento en el que lo recibe en casa. Es la mejor opción para quien se está introduciendo en el mundo de la compra online ya que da más seguridad y, también, para los más desconfiados. Es importante, además, cuando la compra conlleva cierto riesgo, por ejemplo, el transporte que debe realizar es muy largo.

Pero por otro lado, tiene algunos inconvenientes, como los gastos adicionales a los que tiene que hacer frente el cliente al recibir el producto, ya que es la compañía de transporte quien se encarga del cobro de la factura; o el riesgo que corre la empresa por la devolución de muchos pedidos bien por un fallos en los datos del cliente (nombre, dirección…) o porque deciden finalmente no realizar la compra, en el último momento se echan para atrás.

3. Pago con tarjeta. Esta es la principal modalidad de pago ya sea con tarjeta de crédito o de débito. Es un método rápido, cómodo y fácil tanto para el cliente como para la empresa.

Dentro de esta modalidad tenemos:

Cibertarjetas. Son tarjetas emitidas por el banco, utilizadas exclusivamente para comprar por internet. El cliente puede tener una mayor confianza en este tipo de tarjetas, ya que sabe que sólo la va a utilizar para compras online, por lo que sólo tendrá disponible el dinero justo para realizar las adquisiciones.

4. Transferencia bancaria. Esta modalidad es la preferida por la empresa, ya que recibe el pago por adelantado y sin coste para ella. Es, además, una forma de pago segura tanto para comprador como para vendedor. El cliente podrá elegir hacer la transferencia desde la página web de su banco o yendo directamente a alguna de sus oficinas.

Como inconveniente señalar el tiempo de demora (de hasta 48 horas) desde que el cliente realiza el pago hasta que lo recibe la empresa, por lo que el envío del producto también se retrasa; el posible cargo al cliente de los costes bancarios que conlleva la transferencia. Por otro lado, no es la mejor opción para compradores habituales, pero sí para los indecisos

que pueden cambiar de opinión.

5. Paypal. Se trata de una transferencia de dinero entre usuarios que tengan correo electrónico en la que existe un

intermediario independiente que regula el pago y garantiza el buen fin de la operación. Los datos de los vendedores y compradores se llevan a cabo a través de un proceso seguro. Es una forma de pago rápida, segura e internacional; muy cómoda para el cliente si está dado de alta en esta modalidad.

Decir que tiene como inconveniente el coste que debe soportar la empresa por utilizar este canal de pago y que defiendeante todo al cliente.

6. Cupones prepago. Estos cupones, destacar Ukash y Paysafecard, permiten hacer compras online a través de un PIN proporcionado en el momento de la adquisición del cupón y que luego al realizar la compra a través de internet se deberá introducir. Se pueden comprar en determinados lugares como correos, gasolineras y quioscos. Existen de diversos precios, según el coste total de la compra a realziar.

7. Domiciliación o cargo a la cuenta de un cliente. Una modalidad de pago muy efectiva cuando el cliente realiza compras periódicas, por ejemplo la suscripción a una revista, y para compradores habituales de una tienda online.

¿Cuál es tu forma de pago favorita? ¿Cuáles eligirías como consumidor? ¿y cómo empresario? Las respuestas a estas preguntas dependerán de los gustos de cada uno, pero en definitiva, lo que se busca es la mayor seguridad para ambas partes.